Distandem: un tándem que cumple distancia social

Una de las más sorprendentes propuestas para realizar deporte durante esta época de pandemia es el Distandem, un tándem de increíble largo creado por Colin Woof, un ingeniero y fabricante artesano de bicicletas oriundo de Glasgow.

El Distandem, construido para estos tiempos difíciles que vivimos, sigue las normas sanitarias sobre el distanciamiento social para prevenir el coronavirus. Es un vehículo con una particularidad exclusiva: tiene 4,30 metros de largo, permitiendo que sus ocupantes mantengan una distancia de seguridad de 2.50 metros.

Colin ha realizado el Distandem a partir de restos de bicicletas donadas de una organización benéfica de ciclismo también con sede en Glasgow.
Entre los detalles más llamativos de la bicicleta se destacan un cambio trasero controlado por el ciclista que va detrás y un plato ‘flotante’ situado detrás del pedalier delantero, encargado de tensar la cadena de la bicicleta.

Por supuesto no es una bicicleta comercial que vaya a salir a la venta, es un proyecto personal de un constructor de bicis, que optó por idear alguna manera de salir a pedalear teniendo los cuidados necesarios ante el avance del COVID-19.

Instagram y fotografía: Colin Woof