El amor por una bicicleta

Sébastien Assoignons es un belga al que le robaron su bicicleta en Buenos Aires tras recorrer por tres años Argentina. El amor por «Anai» (su nombre significa amiga) hizo que la busque por todos los medios posibles. Publicó fotos en las redes sociales y además pidió en varias ocasiones que se la devuelvan, para lo cual ofreció una recompensa de 500 dólares. Hasta le dedicó una carta que subió a su facebook personal:

Mi querida Anai: Estos días desde que te fuiste fueron díficiles. Por un lado, estoy orgulloso de ver la movida que se armo acerca de tu robo pero estoy triste porque aún no volviste a ver la luz del día, y ese cielo celeste del invierno porteño. Estoy convencido que la gente que te llevó, no sabia quien eras, y cual era tu historia. Puede ser que tengan la conciencia alterada, incluso que les falte una, pero seguramente tienen un corazón, aunque late bajo muchas capas. Atrás del muchacho de 13 años que te llevo, (lo vi en un video) hay una falta de educación con ausencia de amor. Sería muy fácil apuntar a la policía, a los políticos, o a mi mismo por dejarte en la calle sola. Cuando me preguntan si me asaltaron y les digo que me llevaron la bicicleta, algunos dicen: «¿Todo esto haces por una bici?», eso si me parece grave, porque se abre una puerta a un pozo muy negro. Poca gente puede entender esto de tener un cariño tan grande por algo de metal y goma. Es que cuando estabamos en medio de la nada, eras mi única aliada, me cuidabas y yo hacia lo mismo. No importa que tengas 4 patas o 2 ruedas, lo emocional abarca todo sin distinguir eso. Cuando veo que personas de todas edades me escriben que «siempre quisieron hacer un viaje asi», me pongo a pensar que quizas una de esas lindas almas te encontrará y se subira a ti para arrancar y cumplir esos sueños. Pero si te desarman, ojalá que una de tus partes vuelva a la montaña o al mar, donde sopla el viento, ese viento que nos enseño tantas cosas. Seguiré buscandote tranquilamente, hasta que aparezcas o no. Lo importante es creer. Te quiero Anai, mi mejor amiga, mi compañera querida, simplemente mi bici.

La última noticia que recibió fue una llamada de alguien que quería los 500 dolares y supuestamente sabía donde estaba Anai, pero cambio de plan mientras estaba al teléfono, y nunca más volvió a contactarse. Este viajero sigue atento a lo que se publica online, aunque sin nuevas noticias. Pese a todo Sébastien tiene un gran cariño por Argentina y envía saludos a todos desde Colombia, donde esta de paso este último tiempo.

Fotografías: Sébastien Assoignons

Contacto: @anaibici, Sébastien Assoignons

Anai-1
Compañera de ruta
Anai-2
Desde las provincias
Anai-3
Componentes de Anai
Anai-4
En Tucumán
anai-5
Su pasión por Argentina
anai-6
Posando en el comienzo de la Patagonia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.