El viaje de un francés por la extrema Siberia

Yves Chaloin es un ciclista francés que esta realizando un viaje extremo cruzando la helada región de Siberia. El arriesgado viajero es amante del invierno siberiano y compartió en su facebook la experiencia con situaciones imprevistas dando unos consejos a sus seguidores.

En diciembre, este ciclista de 61 años de edad, empezó el viaje que soñó durante años: 3.200 km por una de las regiones más frías del mundo y en pleno invierno. La expedición de dos meses y medio comenzó en Yakutia y terminará en Magadán, en la costa del mar de Ojotsk.
La temperatura en la República de Sajá en Siberia Oriental desciende a —65 grados. Es un verdadero desafío, pero Yves asegura sentirse bien.

«Viajar en invierno es difícil técnicamente. Todo lo simple se vuelve complicado. Pero es más interesante y también me encantan los paisajes de invierno».

La naturaleza de Siberia es aún más deslumbrante en esta época del año.

«Momentos de deleite total es cuando puedes ver kilómetros por delante, contemplar el amanecer y el atardecer», dijo el viajero extremo francés.

A pesar del frío, Yves tuvo una recepción muy cálida de parte de los siberianos. Recuerda a los «jefes de una guardería» que lo esperaban en la acera para «darle de comer en un lugar caliente».

Sin embargo, el clima frío es extremadamente duro: al ciclista ya se le han pinchado los neumáticos 10 veces. Debido a problemas técnicos tuvo que abandonar la idea de quedarse en Oimiakón, la localidad más fría del mundo.

«A una temperatura de 40 grados bajo cero no puedo arreglar la bici en la acera. Tengo que detener a un auto para trasladarla a algún local cercano: una cafetería o un pueblo. Pero en el tramo de la carretera por el que voy a pasar ahora… ¡no hay tráfico! Pinchar el neumático aquí sería muy peligroso: uno corre el riesgo de enfriarse excesivamente», explicó Yves.

Pero no solo la bicicleta sufre por el frío.
El viajero eligió la bicicleta porque es fan de este transporte, hizo muchos viajes en bici y, en 2002, incluso circunnavegó el mundo. Pero esta vez, Yves no se ha propuesto batir ningún record ni ganar fama.

«Me interesa viajar a todas partes, en todas las condiciones, para aprender todas las posibilidades del ciclismo, las más complicadas (…) He estado montando en bici día y noche durante muchas décadas, tratando de viajar a todas partes y en cualquier época del año», señaló Yves.

Yves aconseja a sus seguidores para que se preparen física y materialmente. El ciclista está satisfecho con la calidad del equipo y la ropa de invierno, que compró en Yakutsk, y aconseja a otros viajeros que se lo compren todo en Siberia.
«Aquí no se compran productos de marketing, sino ropa adecuada. No importa la moda, sino protegerse del frío. Además, estos productos tiene aquí precios asequibles».

El 20 de enero, Yves tiene previsto salir de Yakutsk camino a Khandiga en auto para recoger finalmente su bicicleta. Al día siguiente, partirá hacia el «tramo principal de su viaje».

El viaje de Yves Chaloin servirá de tema para una película dirigida por Cédric Bejeanin, que está a punto de completar un documental sobre la vida de un ciclista con el mismo título que su viaje por Siberia ‘Never Never’. El guion fue escrito por Olivia, esposa de Yves, también viajera, que a menudo acompaña a su marido. Esta vez ella no viaja en bicicleta, porque lleva una cámara para grabar la mayor parte del viaje de Yves. Olivia describe la aventura de su esposo en su página de Facebook.