Por el mundo recorriendo librerías

Francia

Charlelie Lecanu y Edonard Delbende, recién licenciados en ciencias económicas, recorrieron desde París cientos de kilómetros de carreteras, caminos y senderos al lado de ríos para alcanzar su primer destino: la Libreria Jaimes. Hicieron el trayecto Paris-Barcelona en tres semanas partiendo el 4 de septiembre. Ese fue el inicio del proyecto llamado Cyclopédie, en el que viajarán en bicicleta para visitar 22 librerías francófonas repartidas por el mundo.

Estos franceses fueron apadrinados por Sylvain Tesson escritor del libro del «On a roulé sur la Terre» (donde narra su vuelta al mundo en bicicleta), en el cual estos viajeros se inspiraron.

Los personajes de esta historia siempre han estado unidos por su gusto de entrar en las librerias de todas la ciudades que visitan. En el Centre National du Livre, en París, encontraron el mapa con todas la librerías francesas del mundo. Elegieron 22 tiendas y diagramaron el itinerario en cinco partes: París-Casablanca, Dakar-Cotonou, Buenos Aires-Santiago de Chile, Taipei-Bangkok, pasando por Sydney, y Estambul-París. Otras tiendas están en países que les gustaría conocer pero a los cuales han postergado su visita por cuestiones de seguridad, como Irán, Siria y Mauritania.

70 kilómetros diarios

La etapa más difícil, sin duda, será cuando tengan que cruzar la Cordillera de los Andes. En algunos tramos no tendrán más remedio que subirse a un avión y de promedio harán unos 70 kilómetros diarios de lunes a viernes, y los fines de semana para descansar.  En total, serán más de 16.000 kilómetros en 10 meses para regresar a París, en julio del 2017 si todo sale bien.

El peso que llevan en sus bicis son 20 kilos: una camiseta de respuesto, comida, agua, herramientas, una carpa. El presupuesto es de 30.000 euros conseguidos con ayuda de patrocinadores del rubro editorial. Aún esto no cubre alojamientos, por lo que duermen donde pueden. También se conectaron con webs de voluntarios que prestan ayuda a los cicloviajeros.

Para ellos estas librerías son el intermediario, entre la cultura francesa y la local, un gran mestizaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.