Furor por las bicicletas en EE.UU. a causa del COVID-19

La bicicleta es sin dudas uno de los medios de transporte favoritos en esta pandemia de coronavirus que freno totalmente la vida normal en las principales ciudades de EE.UU. desalentando el uso de colectivos y subtes, de miles de estadounidenses.

Durante el mes de marzo, las ventas de bicicletas, equipos y servicios de reparación se duplicaron en comparación con el mismo período de 2019. Las ventas de bicicletas para paseo y para deporte aumentaron considerablemente, lo mismo que las bicicletas para niños, y las eléctricas. Es notorio como algunas tiendas de están vendiendo el doble de lo que solían hacerlo y tienen enormes filas de clientes.

Lo sorprendente es como los Estados Unidos se enfrentan a una grave escasez de bicicletas, ya que las cadenas de suministro mundiales, interrumpidas por el brote de coronavirus, se esfuerzan por satisfacer el aumento de la demanda.

El incremento de las ventas se da luego de las órdenes de confinamiento temporal que ha cambiado totalmente la vida cotidiana, pero pueden transformar la función de la bicicleta en algo esencial, incluida una alternativa más segura al transporte público a medida que la nación comienza lentamente a reabrirse.

Algunas ciudades de Estados Unidos están planeando un cambio duradero para cuando termine la pandemia, una transformación importante en una sociedad que siempre ha favorecido a los autos por sobre las bicicletas durante décadas, aún cuando las ciudades de Europa adoptaron la bicicleta como un modo de transporte tan integral.

En Nueva York se anunció que abrirían 160 kilómetros de sendas para peatones y ciclistas, una medida temporal que puede conducir a cierres permanentes de calles para los autos durante la pandemia, mientras en Seattle se cerrarían permanentemente 32 kilómetros de caminos.

Durante muchos años, andar en bicicleta solo fue un símbolo de los días de verano, por eso el cambio sería notable en comparación al papel que las bicicletas tuvieron en el pasado en la vida estadounidense.

En Portland, Oregon, que posee la mayor cantidad de ciclistas que viajan al trabajo de cualquier otra ciudad estadounidense, es ínfimo el porcentaje de los que viajan a realizar sus labores en bicicleta. En comparación, en Copenhague casi la mitad de todos los viajes al trabajo y a la escuela se realizan en bicicleta.

Los Estados Unidos se han construido alrededor de los automóviles, muy distino al modelo europeo que ha tendido a ser más sostenible, lo que les lleva a favorecer las bicicletas

Pero desde que la pandemia alteró la vida normal en los Estados Unidos, la bicicleta un papel fundamental. aparte de ser una forma de hacer ejercicio mientras los gimnasios permanecen cerrado, es un medio de transporte economico para desplazarse por las ciudades donde el 90% de los habitantes han abandonado el transporte público.

La pandemia también obligó a las fábricas asiaticas a durante en enero y febrero, deteniendo la producción de nuevas bicicletas y no pudieron volver a ponerse en marcha hasta abril, a pesar de que los pedidos de los importadores aumentaron.

Los importadores estadounidenses esperan que los envíos de bicicletas nuevas lleguen recién a mediados de junio, aunque muchos minoristas ya han vendido la mayor parte de las existencias que esperan recibir en ese momento gracias a los primeros pedidos de los clientes.