La conmovedora historia de Carlitos y su vieja bici

Carlitos, un niño enterriano paseaba en 2014 con su vieja bicicleta (ni cubiertas tenia) por las calles de tierra cercanas a una escuela, en ese momento fue visto por un grupo de ciclistas de Gualeguaychú, Entre Ríos que recorría los dificultosos caminos de Costa Uruguay Sur y decidieron organizar una colecta para comprarle una bicicleta nueva.

Un integrante del grupo “MTB Gualeguaychú” relató: “Un sábado de julio medio centenar de ciclistas de Gualeguaychú y de La Plata transitamos un camino de Costa Uruguay Sur. El raid fue  acompañado por un móvil de apoyo de Diego Aguirre, quien siempre nos acompaña llevando bebidas y comida rápida para reponer fuerzas. Ese día llegamos a un lugar con mucho barro que solo las bicis pasaron. El automóvil, en su regreso, encontró a Carlitos y su bici arrumbada, con las llantas llenas de barro y sin cubiertas. Diego, sorprendido, paró y le pregunto qué hacía allí, a lo que respondió asustado que había visto pasar a muchos chicos en bici y quería acompañarlos, deseo que no pudo cumplir dada las condiciones del terreno y de su bici”.

“Conmovido por el relato, nuestro amigo sacó un par de fotos y las subió al Facebook del grupo. Cuando vimos las imágenes y la historia de Carlitos nadie dudó en organizar una colecta para comprarle una MTB. Fue así como nació su búsqueda”.  “Nos costó casi un mes localizarlo porque no sabíamos donde vivía. Lo encontramos en la escuela Nº 80 «El Ceibo» de Costa Uruguay. Ahí vive con su familia. La maestra nos habló de su entusiasmo por la bici y nos contó también de otros cuatro alumnos. Son solo cinco en toda la escuela”.

“Finalmente decidimos ir con regalos para todos bajo la consigna de que si sobraba dinero efectuaríamos una colaboración con la escuela. Y así fue. Cuando vimos la cantidad de gente que visitó la foto por Internet (unas 40.000 visitas en siete días) y los escritos de intención de colaboración tanto en dinero como en bicis nuevas y usadas, nos planteamos llevarles una bici a cada chico, usadas o nuevas, hecho que logramos consumar gracias al aporte de muchísima gente”, contó el ciclista.

Concreción del sueño
Unos sesenta ciclistas y quince automóviles fueron en caravana desde la Terminal de Ómnibus de Gualeguaychú hasta Costa Uruguay Sur. Allí fueron recibidos por la directora, la supervisora y la maestra de la escuela.  Carlitos y los otros chicos recibieron las bicicletas y demás donaciones.

Disfrazadas de payasos, unas integrantes del grupo MTB animaron la fiesta, en la que hubo mucha emoción. Así comenzó  la historia, que vincula fuertemente al grupo y la escuela, a partir de la ayuda brindada a Carlitos.

Fuente: Diario Uno

belproduccionesHD

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.