La ruta del queso Emmental en Suiza

Suiza es uno de esos países ideales para una ruta en bici. Cuenta con unos 12.000 km de carreteras para cicloturistas (bien señalizadas). Un pequeño paraíso para pedalear. Familias, parejas, grupos de amigos, o experimentados ciclistas, hay rutas para todos los niveles.

Hay que recordar que estamos en presencia de un país que es montañoso en gran parte de su territorio. Allí se levantan los Alpes y un 62% del territorio está ocupado por sus enormes con cumbres como el Cervino de 4.478 metros o el Dufourspitze, con 4.634 metros. De hecho, casi la mitad de su superficie tiene 1.200 metros de altitud.

La ruta del Emmental

La ruta del queso Emmental está pensada para poner en marcha los sentidos del olfato y el sabor. Es un recorrido basicamente gastronómico para saber cuál es el origen de uno de los quesos más famosos del planeta: el Emmental, el que sí tiene agujeros. Este queso tiene denominación de origen en las bellisimas colinas del valle de Emme, donde se lleva a cabo un proceso realmente artesano.

El recorrido se puede hacer en bici y tiene apróximados de 78 kilómetros. Comienza y acaba en el pueblo de Burgdorf.

La ‘e-bike’ (bicicleta eléctrica)

En los últimos años la bici eléctrica ha ganado mucho terreno en el mercado, (a pesar de sus detractores que siguen ultilizando la bici convencional). En Suiza, Holanda o Alemania ya hace tiempo que son muy utilizadas y en España se está duplicando su venta todos los años. Se estima que para 2025 el volumen de ventas de bicicletas eléctricas pase del 9% al 21% en Europa y será el vehículo más vendido en el planeta.

Los lugares para el alquiler de estas bicicletas se encuentran en las localidades de Burgdorf y Langnau y a lo largo del trayecto hay varios puntos para cargar baterías.

Puntos de interés en la ruta

Burgdorf es el punto de salida en la ruta del queso Emmental. Allí se puede alquilar una bici y a pedalear. Es un itinerario muy interesante, está muy bien diseñado, puesto que se muestra desde la producción de la leche hasta la exportación del producto y, por supuesto, propone experiencias tales como aprender a ordeñar una vaca y hacer el queso.

El recorrido tiene sus ascensos, sin embargo, si alquilamos una e-bike, en este sentido, ayuda a aliviar el esfuerzo y permite pedalear sin romperse las piernas. Para empezar es recomendable darse una vuelta por Burgdorf, un pueblecito medieval entrañable. Más tarde el camino nos lleva bordeando el río Emme y allí el paisaje rural es maravilloso.

Es interesante detenerse en Löwen Heimiswill donde se suelen realizar eventos como el “la fondue de la luna llena”. La mejor parte está cuando se llega al pueblo de Affoltern, donde se puede hacer un tour guiado sobre cómo elaboraban el queso antes y cómo lo hacen en la actualidad. Aparte, tienen una tienda para comprar delicatessen, un restaurante donde se come magníficamente y un parque temático sobre el queso para que los más pequeños se entretengan.

La razón de los agujeros del queso Emmental

La producción de este queso se remonta a la edad media (siglo XIII) y es originario de los Alpes suizos, donde se elaboraba en la montaña durante el verano. Toma su nombre del valle del río Emme. El auténtico Emmental se fabrica en ruedas enormes de un diámetro de entre 80 y 100 centímetros, y pesa entre 75 y 120 kilos.

En cuanto a los famosos agujeros, que se confunde con el gruyère, (que no tiene agujeros), son el resultado de la fermentación del ácido propiónico. Tienen entre dos y cuatro centímetros. y se forman durante la fermentación, cuando se produce ácido carbónico, que se acumula en las distintas partes del queso sin poder escapar por la corteza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.