Pedaleando en la Senda del Oso

La Senda del Oso es una de las vías verdes españolas, una ruta peatonal de unos treinta kilómetros que se disfrutan caminando o en bicicleta y que recorre la zona de Asturias más bella y desconocida.

El nombre de este camino se debe a que junto a ella se instaló hace años un espacio vallado en el que vivían dos ejemplares de oso pardo cantábrico (Tola y Paca) criados allí tras perder a su madre. Más de cuatro hectáreas perfectamente acondicionadas y cercadas para que ellas pudieran vivir en semicautividad. Tola murió en enero de 2018, pero su hermana Paca una hembra marrón claro de comportamiento tranquilo, espera al visitante junto a Molina, un nuevo ejemplar que, desde 2013, convive con ella en las mismas instalaciones.

La senda, que atraviesa cuatro concejos (Quirós, Santo Adriano, Proaza y Teverga), es una ruta con baja dificultad, por la que pedalear o caminar a través de valles, bosques, desfiladeros, puentes y túneles, sin apenas desniveles. Bien señalizada y acondicionada, es perfecta para hacerla en familia.

El inicio de la ruta

En el área recreativa de Tuñón se inicia la ruta que se hace de ida y vuelta o se contrata a alguna de las empresas que dan soporte para regresar al punto de partida.

El río irá junto al ciclista todo el recorrido. A pocos kilómetros del inicio, la localidad de Villanueva sorprende con sus balcones llenos de flores. Poco después se encuentra el área de descanso de Buyera, una inmensa pradera con mesas y bancos, desde la que se accede al cercado en el que se encuentran los osos Paca y Molina. Tras pasar por Proaza, el valle empieza a angostarse y la vía se pega a la ladera para sortear las turbulencias del río, se llega así al desfiladero de Peñas Xuntas, quizás el lugar más bello de la ruta. La garganta apenas tiene unos metros de anchura pasando por los túneles por los que el viejo tren recorría el lugar. Luego antes de llegar a Caranga de Abajo se bifurcan los dos tramos y habrá que elegir camino.

Ramal hacia Cueva Huerta

Quienes continúen hacia Entrago y el área recreativa de Cueva Huerta encontrarán un nuevo desfiladero, el de Valdecerezales, también de gran belleza, y un gran puente metálico que da acceso a la localidad de Entrago, con otra área recreativa en la que hacer un descanso. Un poco más adelante espera San Martín, capital del concejo de Teverga, una minúscula aldea que atesora una de las mejores iglesias románicas de la zona. De San Martín apenas quedan unos 6 kilómetros, pasando junto al Parque de la Prehistoria de Teverga, hasta llegar al área recreativa de Cueva Huerta, donde finaliza la ruta.

Ramal hacia Ricabo

Tras pasar Caranga, quienes opten por este ramal deberán tomar el camino de la izquierda hacia Caranga de Arriba y seguir el cauce del río Quirós. Es un tramo menos transitado y la senda es algo más estrecha, pero merece la pena acercarse al embalse de Valdemurio. En el área recreativa llamada de Las Agüeras, además de hacer un descanso, hay que ver el paisaje y, si se llega hasta el final de este se atravesarán distintas localidades hasta alcanzar el pueblo de Ricabo, que marcará el final de la ruta.

Alquiler de bicicletas

Son varias las empresas que alquilan bicicletas para realizar la ruta, como Maquila Aventura (maquilaventura.com) o Senda del Oso en bici (sendadelosoenbici.com), ambas en Entrago; el Centro BTT Valles del Oso (vallesdeloso.es), en la zona de Tuñón, o Deporventura (deporventura.es), en Villanueva.

El alquiler puede incluir la bici el día completo, un mapa para orientarse, asistencia técnica y recogida al finalizar la ruta y regreso al punto de partida. La mayoría alquilan sillas portabebés, bicis para adultos y niños, cascos, remolques y todo lo necesario para familias, hasta bicis eléctricas para los menos deportistas.