Relato desde las Sierras de Córdoba

Recorrido en Pampa de Olaen, por Pedro Maciel

Por esta zona he realizado cuatro travesías en bici de dos días cada una, haciendo distintos recorridos y pernoctando también en distintos lugares, el más conveniente según el recorrido. La primera vez en diciembre de 2009 hicimos el trayecto Cosquin a Characato, pernoctando en el Hotel Río Characato, regresamos por el mismo camino con la única diferencia que en los últimos kilómetros. tomamos un camino que sale a La Falda y desde aquí a Cosquín.

La segunda vez en septiembre de 2011 unimos Cosquin con Oro Grueso, descansamos en una hermosa hostería de este lugar y regresamos por el mismo camino.

La tercera vez en diciembre de 2011 fuimos en auto hasta Characato, viajamos de noche, llegamos bien tempranito y aquí cambié el medio de transporte, dejamos el auto en el Hotel Río Characato y a pedalear!!!! Tomamos un exigente camino que los lugareños le dicen La Cuesta de Yerba Buena que nos llevaría hasta la Estancia Jesuítica La Candelaria, desde aquí a una pintoresca localidad llamada Cruz de Caña, y finalmente por un camino muy sombreado llamado el Camino de Jarillas llegamos a Villa de Soto, buscamos un alojamiento bien “económico” y a descansar. Regresamos a Characato por otro camino que pasa muy cerca de Oro Grueso.

La Candelaria
Estancia La Candelaria
Cartel
Un alto en el camino

La cuarta vez en septiembre de 2014 nuevamente iniciamos el recorrido en Cosquin y fuimos hasta Cruz de Caña, pasamos la noche en esta localidad, en una vieja y hermosa casona convertida en una confortable hostería, regresando a Cosquin por el mismo camino de ida. Lo destacado en estos recorridos: Pampa de Olaen, una extensa planicie recubierta mayormente de pastizales, con hermosas cabañas de raza Aberdeen Angus.

Por esta zona unos carteles indicadores nos permitieron conocer las Cascadas de Olaen y la Capilla Santa Barbara. Villa Characato, capital del silencio, una hermosísima villa de no más de 15 personas estables, su nombre en lengua comechingón significa “tierra de aguas”, la Capilla de Characato Ntra.Sra.del Rosario del Milagro de 1895.

Canteras de Iguazú: Fue una población que en su época de apogeo contaba con más de 200 habitantes. Hoy solo quedan las solitarias viviendas de aquellos trabajadores y la cantera, formando una blanca herida en el terreno, de donde se extraía mármoles y calizas, principal fuente de la economía del pueblo.

Sierras-de-Cordoba-6Sierras-de-Cordoba-4Sierras-de-Cordoba-2 Sierras-de-Cordoba-8

Estancia La Candelaria: La mas extensa de las estancias jesuíticas, declarada por la UNESCO en el 2000 Patrimonio de la Humanidad. Su nombre es un homenaje a la Virgen de las Candelas. Cascadas El Salto, a 4 km. de las estancia.

Cruz de Caña: Un maravilloso pueblito de no mas de 50 personas, aquí pueden disfrutar del Río San Guillermo y pescar truchas, siempre recuerdo las riquísimas milanesas que comí aquí, es muy simple, se trata de carne de animales de la zona, que sólo se alimentan de pastizales naturales.
Por esta zona he conocido a los más lindos y cristalinos ríos: Pinto, Avalos, Candelaria y el San Guillermo.

Oro Grueso: Con afán de fortuna y curiosidad, y apenas 28 años, César Pascual se marchó de su Castilla la Vieja hacia Buenos Aires, consiguió alojamiento en el Hotel de Inmigrantes. Poco tiempo después se instaló en un paraje inhóspito de las Sierras de Córdoba, llamado “Cerro de los Gomez”. Comenta César “Pepe” Pascual, nieto del aventurero español,  que su abuelo contrató baqueanos y se largó, piqueta en mano a explorar el terreno. Pepe dice que su abuelo un día  encontró un compacto de 930 gramos de oro, por eso le cambió el nombre al paraje y le puso Oro Grueso, como se lo conoce en la actualidad. El descubrimiento robusteció el espíritu del emprendedor español, mandó a traer herramientas de Europa, construyó un chalé, donde viviría el resto de su vida. Amasó una fortuna y cuando la extracción declinó se dedicó a la ganadería y cubrió el campo con frutales. Murió el 25 de noviembre de 1928. Cuando fui la última vez, hice una visita de paso a Characato, y tengo la triste desazón de comentar que el Hotel Río Characato estaba cerrado y prácticamente en ruinas. Me dolió hasta el alma. No se los motivos. Me acompañaron en la primera y segunda travesía mi Raleigh Mojave 4,5 y en las otras dos mi Merida Matts Tfs 100, las quiero y cuido muchísimo, son mis compañeras de aventuras y disfrutar las sierras.

Sierras-de-Cordoba-1 Sierras-de-Cordoba-3 Sierras-de-Cordoba-5 Sierras-de-Cordoba-7

Amigos, así les he abreviado mis cuatro travesías, por esta zona de pampas y oro, espero que les guste. Hasta la próxima. Gracias.

Fotografías: Pedro Maciel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.