Un japonés de 20 años rumbo al Polo Norte

Este aventurero japonés recorrió la mitad del mundo en estos últimos dos años, armado con una mochila y una bicicleta. En estos días está en Inuvik, tras pasar por Tuktoyaktuk, pueblos de los Territorios del Noroeste de Canadá, pasando sus noches en la tundra, durmiendo a cielo abierto.

Satoru Yamada empezó su viaje en autostop (hacer dedo) y con mochila de Tokio a Irán. Desde ahí recorrió seis países en bicicleta, entre ellos Rusia y Noruega.

Este año luego de la compra de un pasaje de avión a Boston, y de auto-stop hasta la ciudad de Calgary, en la provincia canadiense de Alberta, encontró una bicicleta y comenzó su viaje hacia el Lejano Norte. “Fui en bicicleta de Calgary a Whitehorse”, dijo Yamada. “Hice una balsa y llegué flotando hasta Alaska. Regresé y viajé en bicicleta a través de la Carretera Dempster, en octubre, y llegué a Tuktoyaktuk.”

El Ártico tiene un significado especial para Yamada, que sueña con llegar al Polo Norte. “Yo tenía muchas ganas de conocer a los indígenas canadienses, y comprender cómo vivían en el duro clima frío ártico, y entonces realmente quería probar a ir al Polo Norte “, dijo. “Así que en todo eso, Canadá fue el mejor lugar para aprender.”

En Tuktoyaktuk, le han ofrecido un lugar para quedarse, pero él prefiere dormir bajo las estrellas, incluso mientras las temperaturas del Ártico caen en los meses de invierno. “Acabo de poner una piel de reno como abrigo en el Océano Ártico”.

Sólo quería ver el mundo, bajo la nieve y las estrellas del Ártico.

“Salgo todos los días”. “Me gusta dormir afuera, me gusta el frío…Todo el mundo está preguntando por mi cada día, me ayudan”. Yamada dijo que está tratando de acostumbrarse a las temperaturas más frías al dormir afuera. Se le donó una carpa, la armó, pero él se puso a dormir al lado a ella, bajo las estrellas.

«Siento que realmente que quiero hacer esto”.  “Puse la piel de reno sobre el Océano Ártico y dos bolsas de dormir sobre ella. Sólo duermo bajo el cielo oscuro”. “Nunca pensé que viajaría hasta aquí”. En el transcurso de sus viajes, Yamada ha hecho muchos nuevos amigos (en su Facebook tiene casi 6.000 seguidores). A través de esas conexiones ha obtenido ayuda con las comidas. Se fue de su casa a los 18 años, ahora tiene 20 y lleva dos años en la carretera.

“Nunca pensé que iba a viajar tan lejos”, dijo. “Cuando salí de casa, me dije que viajaría un año y volvería a casa, pero ahora, no puedo imaginar volver a casa, vivir y trabajar”. Su objetivo actual es encontrar un equipo de trineo de perros y dirigirse a la comunidad de Paulatuk, donde continuará su entrenamiento para dirigirse al Polo Norte. “Es un objetivo a largo plazo”, dijo de su viaje aún más al norte, “pero ese sueño está siempre en mi corazón”.

Los objetivos de Yamada no se limitan al Ártico. Una vez que haya terminado su viaje al norte, también tiene objetivos de una expedición al sur. “Todavía no he estado en América del Sur, así que quiero andar en bicicleta de costa a costa. De Tuktoyaktuk a Argentina “.

Fuente: RCA

Fotografía: Danny Swainson, CBC News


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.