Un sacerdote ciclista

El peculiar sacerdote correntino Joaquín Gersicich de 37 años también dedica su tiempo al ciclismo y participa en competencias como el importante Desafío al Valle de Río Pinto.  El «Padre Joaquín» siempre que concurre bendice a todos los participantes, se saca su sotana marrón para quedar con su ropa de ciclista y luego se sube a su mountain bike para iniciar la carrera. El sacerdote transmite la idea de un Dios cercano que pedalea como todos. Siempre que participó en aquella carrera se mostró muy conforme con su desempeño y por haber podido terminar los 82 km. de recorrido. Esto demuestra que en todos los ámbitos existen personas a las que le interesa este hermoso deporte.

Fuente: Arzobispado

Fotos: Hugo Vicente Ferreyra

Padre Joaquin
Asi bendice a los competidores

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.