Una triste historia de amor incondicional desde Filipinas.

La vida del joven Jessie Halling, cambió totalmente cuando se enteró que su hermano Rham, estaba enfermo gravemente y decidió abandonar todo para ir acompañarlo en los últimos momentos de su vida.

Jessie vive en la ciudad de Pasig, Filipinas, a 600 kilómetros de Barangay, la localidad donde vivía Rham. A pesar de no tener suficientes recursos para viajar de manera rápida y cómoda, nada pudo detenerlo y se subió a su mountain bike para visitar a su hermano. El 16 de Enero, Jessie compartió fotos en Facebook con el siguiente un mensaje: “voy a conducir esta bicicleta por vos Rham. Quiero que des pelea. Tú puedes lograrlo. Nosotros podemos. Te vas a poner bien. Este viaje es por vos”. Muchos usuarios de la red social leyeron este mensaje y se acercaron a Jessie para darle ayuda durante su mal momento y él agradeció: “no me siento cansado porque pienso en mi hermano, estoy muy exaltado porque mucha gente me ayudó”, dijo.

Poco después de fin de año, la salud de Rham desmejoró y fue llevado a un hospital donde permaneció internado por cinco días pero fue enviado nuevamente a su casa porque la familia no contaba con recursos para cubrir los gastos de la internación o los medicamentos.

Desafortunadamente, Rham falleció unas horas antes que Jessie llegue, el 19 de enero, como consecuencia de una fuerte neumonía. El desconsuelo del joven fue tan grande como su heroico acto de amor por su hermano.

Un comentario en “Una triste historia de amor incondicional desde Filipinas.

  • el 17 marzo, 2017 a las 5:08 am
    Permalink

    Alguien dijo una vez que el mayor dolor que una mujer puede sentir no es no enamorarse de otra persona, sino decepcionar a esa persona especial. El poema Pero no lo hiciste retrata una historia de amor incondicional que tiene a todos en lagrimas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.