Empujando Límites

Nos contactamos con el equipo de Empujando Límites, el grupo de cicloturismo en el que un padre y su hijo que sufre un trastorno de desarrollo viajan por todo el país pedaleando en una bicicleta tándem.

-Juan, contanos brevemente tu historia de vida.
Soy Juan Zemborain padre de Anita de 19 años y de Santiago de 15. Santi fue diagnosticado a los 3 o 4 años con Trastorno Generalizado del Desarrollo no especificado que es un Síndrome del Espectro Autista. Aparte me decían que tenía Hipotonía que es falta de tonicidad en los músculos por eso lo primero que pensé es… ¡hay que entrenar!

-¿Como empezó la historia de Santi como deportista?
Compre un triciclo de ruedas anchas para el rípio de Chapadmalal y nunca más dejo de hacerlo. Pasó por todas las etapas de pedaleo hasta que a los 7 años cuando no lograba largarlo solo sin rueditas, tuve que poner una motivación…«Santi tenés que largarte solo porque tenemos que entrenar para que a tus 15 años vayamos juntos a cruzar la Cordillera de los Andes en bici». No se si me entendía pero sonaba como algo grandioso.
Ya a los 8 años logró andar solo y fue una alegría inmensa. Nos divertimos por varios años.
En un momento el sueño de cruzar Los Andes se veía cada vez más lejos, a Santi no le interesaba frenar, lo hacía yo a través de una manija que quedaba a la altura de mis manos. Un día un guía de turismo de aventura me cuenta que él había cruzado la Cordillera con una persona ciega en un tandem. Ahí me iluminé, ese era el camino… volvimos a soñar. Alquilamos durante dos veranos un tandem playero pesado e incómodo en Miramar hasta que encontré una bicicletería que nos armó uno.

¿Cómo se equiparon para los viajes?

Nuestro tándem es marca Roselli, una antigua bicicletería de José C. Paz de dos italianos famosos porque hacían hace mucho años las famosas bicicletas de competición. Y como a muchas personas ciegas también les gusta competir en ciclismo tenían varios cuadros de tandem guardados. Hace un año y 7 meses que lo compramos y ya le hicimos 5000 km. Les pedímos que lo pinten de negro y que le pongan cambios.
Los tándem de aluminio no se fabrican en Argentina y no hay nadie que los traiga. El nuestro está buenísimo pero es de hierro, muy pesado y ya es el tercer sistema de cambios que le ponemos y no logramos que los Shimano Alivio nos funcionen bien ya que el cuadro está hecho para sistemas mas antiguos.
Ya es hora de conseguir uno acordé a los desafíos que tenemos por delante y mientras tanto nos divertimos y entrenamos con éste.
Actualmente a Hallawa le gusta nuestro proyecto y está interesado en equiparnos con alforjas tradicionales o sistema Bikepacking, así ahorramos peso, esto depende del tándem que consigamos porque se hace a medida. También contamos con la ayuda de Ecoutdoor (Eurocamping) que nos provee equipamiento de camping e indumentaria y BodyCare que nos da calzas, remeras térmicas y si nos lesionamos todo lo referido a vendajes de neoprene.
Estamos buscando más sponsors porque tenemos proyectos ambiciosos como filmar un documental del cruce y el año que viene hacer el camino a Santiago de Compostela y andar por las ciclovías de Europa. Un proyecto lindísimo que tengo hace muchísimos años es bajar el Río Rin desde Los Alpes a Holanda. La verdad que la recepción que tenemos en las redes (@empujandolimites) y en la calle nos hacen pensar que podemos hacer realidad nuestros sueños.

¿Cuantos kilómetros realizan cuando entrenan?
A modo de entrenamiento tratamos de hacer 80km por fin de semana cosa que no siempre logramos ya que es una distancia ambiciosa para nosotros y nuestro tándem, el día que tengamos uno de aluminio creo que se nos va hacer mucho más sencillo.
Los límites de los hijos somos los padres y hay que animarse. Nuestro límite no es el pedaleo, no es a lo que tengo miedo ya que podemos avanzar de a poco y listo. Mi límite está en lo que rodea a ésto, quiero que logremos tener independencia de las comodidades que estamos acostumbrados. Por ejemplo el tema del baño es el que veo más complicado, pero si nos quedamos con los miedos no vamos a avanzar.

-¿Como vienen planificando el cruce a Los Andes? 
Nos asesoramos mucho durante el año por donde tiene que ser el cruce y llegamos a la conclusión que tenemos que hacerlo por Hua Hum en San Martín de los Andes y llegar hasta el Pacífico. Tiene un tramo en barco que es muy lindo y a Santi le va a encantar. Todavía no se muy bien los lugares donde parar y lo voy a ir viendo según las necesidades de Santi. Tenemos amigos con mucha experiencia que nos van asesorando.
Esto no es un salto al vacío, yo hice dos viajes en bicicleta cuando tenía 22 años por el sur. También ya hicimos una experiencia piloto con Santi el verano pasado en tandem pedaleando desde Mar del Sur a Pinamar ida y vuelta de a tramos y parando en algunos campings.
También hemos viajado a Jujuy y pedaleado desde Purmamarca a Humahuaca y también por la Quebrada de las Conchas en Cafayate (Salta).

Hace 15 días fui invitado como orador a dar una charla TEDx en Río Cuarto Córdoba y aprovechamos a pedalear por Achiras y Punilla en la provincia de San Luis.
Tenemos muchas ideas para éste verano. En principio alquilar nuestra casa así nos liberarnos de las estructuras e irnos a viajar. Una idea es en diciembre cruzar en la Cacciola a Carmelo y pedalear hasta Punta del Este o mas allá. La primer quincena de enero nos invitaron a la costa, Santi ama el mar y vamos a entrenar todos los días por ahí. La segunda tratar de hacer Bariloche-Esquel y si podemos quedarnos en el sur hasta hacer EL CRUCE fines de febrero, principios de marzo.
Después Santi tiene que volver al colegio y a sus actividades. Aparte de estar todo el día en el colegio tiene terapias, clases de golf y muchos amigos.
Desde que Santi es chiquito supe que ibamos a compartir toda la vida juntos, entonces busque en que nos podíamos divertir. En el tenis lo conseguimos pero donde mejor la pasamos es cuando salimos a la aventura en tándem.


Parque Eólico San Luis

[crypto-donation-box]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.