Fixed Lover

Bandera-de-España

La seguridad es algo que preocupa a todos los que andan en dos ruedas, ya que el robo es uno de los factores que impiden que el ciclismo tenga quizás más adeptos en las grandes ciudades. Todos tenemos algún conocido, que un día  encontró que los amigos de lo ajeno llevaron su bici. Siempre fueron un bien preciado por ladrones, ya que son fáciles de sustraer yde vender en el mercado negro.

De esto se dio cuenta una pareja de Barcelona, España que ha creó una red de locales amigos, que permiten a los ciclistas dejar sus bicicletas en el interior, en un lugar seguro y lejos de posibles robos. El proyecto se denomina fixed lover, y cuenta con varios negocios adheridos.

Esta pareja la componen Guillermo Carmona y Lara Turon, él es músico y ella publicista. Además de sus vidas comparten la pasión por las bicicletas de piñón fijo, una tipo de bicicleta que se ha puesto de moda por ser práctica y estética, ya que requiere un mantenimiento casi nulo y también pueden personalizarse desde los pedales hasta el manubrio o el cuadro.

Estas tiendas pueden distinguirse gracias a un sticker adhesivo en la puerta que da cuenta su condición de amigo de la bicicleta. «No sólo se trata de poder entrarla. Para poder incorporarse a esta red es necesario poder dejarlas en un lugar seguro y lo más lejos posible de la entrada».

El usuario, además de encontrar la oferta de estacionamientos interiores, puede conocer las características del local, y esta es una plataforma de promoción gratis, algo que no abunda. En la web Fixed Lover se pueden consultar los locales de esta ciudad española que se han adherido a esta propuesta.

La Vanguardia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.